Vacaciones con niñxs: 7 tips a tener en cuenta

La maternidad no es lo que te han contado. Al menos, no es solo eso.

Hace un par de días que llegué de unas vacaciones familiares que cualquiera calificaría de “envidiables”: régimen de todo incluido, varias piscinas para grandes y pequeños, atracciones acuáticas, food trucks (sí, así, en plural), actividades y animación todo el día, cabañas unifamiliares, o sea, si te va este rollo, un sitio 10, la verdad.

Y no digo yo que no, eh? Que estuvieron genial estos días. 

Pero ahora necesito otras vacaciones. Las vacaciones para descansar de las vacaciones. 

Yo ya tenía claro el tipo de destino que me interesa desde que soy madre: este. 

No me lleves a la montaña, a caminar, a actividades de aventuras ni mamonadas de esas, muy bucólicas pero rematadamente agotadoras. 

¿Por qué? ¿Soy especial? ¿Me canso más que el resto? No, soy normalísima, y orgullosa de ello. Pero llevo un niño de 3 años pegado a mí y una bebé de 6 meses enganchada a mi pecho. Con eso 24/7 tengo suficiente.

Por eso quería dejar por escrito unas cuantas advertencias/consejos/#sálvesequienpueda relacionadas con las vacaciones tras la pa-maternidad: 

  1. Las y los santos abuelos. Yo prefiero viajar sola con mi chico y mis hijos, por la independencia, pero la verdad es que es interesante que haya otros adultos que se puedan encargar alguna hora al día del /la peque. Abuelxs, tíxs, amigxs. Whatever. Adultxs funcionales que te cubran mientras te echas la siesta, te tiras por un tobogán o te comes un helado sin tener un ojo en cada criatura. 
  2. Reajustar expectativas. No es una luna de miel, no es el reposo que seguro que mereces, es otra cosa. Estás de vacaciones, desconectas del entorno, del curro, sí, pero OLVíDATE de descansar. Te sorprenderás acostándote a las 22h, más cansadx que cuando estás trabajando.
  1. Haz equipo con tu pareja (si la tienes). Hoy siesta tú y yo paseo con ellxs, mañana al revés; les bañamos entre los dos, ya que podemos, hoy coges tú el desayuno, mañana voy yo, etc. Esto es en serio. La responsabilidad es al 50%.

Por cierto:  mi más profunda admiración a las familias monopa-marentales que se van con micos de menos de 5 años a la playa sin otros adultos funcionales que le hagan la cobertura ni para hacer de vientre. En serio, tenéis todo mi respeto. 

  1. Ve a un lugar donde haya actividades o niñxs de la edad del /lxs tuyxs para que socialice, juegue, te deje en paz media hora al día por lo menos y se divierta. 
  2. Aprovecha los pequeños momentos: alarga la ducha, échate crema a conciencia, vístete con calma, etc. 
  3. Hazte consciente de la suerte de vivir esas vacaciones: graba a fuego la risa de los enanos en la pisci, la cara de asco la primera vez que toquen arena de playa, los mechones rubios que se le pondrán, los bailoteos que se pegue en la pista de baile, la cara con la que te mirará porque esos días estás al 100% con él/ella. 

Supongo que este último punto es el que hace que al final sobrevivamos a las vacaciones de verano sin lamentar grandes desgracias. 

Lo bueno de esto es que el tiempo, desde que tienes hijxs corre que se las pela y 

  1. cuando menos lo esperemos nos estarán diciendo que pongamos pasta para el viaje de fin de curso a Mallorca.
  2. Solo quedan unos días para septiembre. 😉 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.