Ponte a bailar y déjate de gilipolleces.

Había una vez una cría de 8 años que se subió a un escenario a bailar y le dijo muy seriamente a sus padres que de ahí ya no se bajaba. Que haría lo que hiciera falta.

Y lo hizo.

La niña ahora es una mujer que cumplió su sueño una temporada, que después se metió entre cajas para enseñar a otr@s a bailar y que ahora se retira, humildemente, a hacer otras ‘cosas’ con su vida.

Pero antes escribió un post sobre los beneficios de bailar para CUALQUIERA. Con todo el respeto y cariño hacia la disciplina y profesión que más la enseñó como persona.

Aquí os lo dejo.  ♥

 

Imagen destacada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.