El día que me preguntaron por el Satisfyer

Evargot/ marzo 4, 2020/ Sin categoría/ 0 comentarios

Tras la resaca emocional vivida con Dear Body Project, hoy hablaré de algo quizá menos emocionante pero muy… eh… divertido y… gratificante. 

¿Qué podría ser divertido y gratificante? 

¿de verdad no se te ocurre nada?  

Bingo! El famosísimo y mundialmente conocido Satisfyer! Que está más de moda que las botas de cowboy, es más barato y del gustico que da mejor ni comparamos…

El caso es que el otro día me hicieron una pequeña entrevista para conocer mi opinión como sexóloga sobre este nuevo fenómeno mundial del placer sexual para personas con vagina.

Aquí te dejo el artículo en cuestión. 

Empiezo por definirlo: el Satisfyer es un succionador de clítoris y ya se que el nombre da grimilla, pero no es lo que piensas, no hace la succión que te imaginas. Es diferente, cómo te diría yo… es magia. 

Este bendito aparato estimula el clítoris mediante ondas. Sí, has leído bien, ondas. Aun así es posible utilizarlo también con contacto directo. Para esta opción se recomienda el uso de lubricante. Aunque solo te hará falta (y si eso) al principio. 

La mayor de las ventajas de este chisme es que en 2 minutos tienes un glorioso orgasmo que te deja bien contenta para el resto del día o bien relajada para el resto de la noche. 

  • ¿Que te enfadas con tu jefe? Al baño, a pasar el trago. 
  • ¿Que se llevan lxs abus a la criatura al parque? Despéjate un poco. 
  • ¿Que no puedes dormir? Prueba esta nueva táctica, anda, tonti. 
  • ¿Que quieres probar nuevas cosas con tu pareja? Tengo lo que necesitas, nena. 

Pero ¿qué subyace a todas estas cosas y que es lo realmente gratificante? Que aquellas mujeres que pensaban que nunca era el momento de dedicarse a su placer van a poder hacerlo, y no solo eso, con suerte, van a reclamar a su pareja que se  involucre en el asunto, con o sin ‘ayuda’.

Todas aquellas que estaban perdiéndose orgasmos, que pensaban que nunca podrían alcanzarlos en compañía, tienen en el satisfyer la solución a sus problemas, por lo menos al inicio. 

Así que sí, es un aparato maravilloso que pone la vagina, el clítoris, y a todas las personas que lo portan en el centro de la conversación. Y yo, feliz.

Por otra parte, en la entrevista me preguntaron si realmente esto le venía mal a los hombres o no. Te remito al artículo para ver lo que opino, pero así, entre tú y yo: cualquier hombre que se sienta amenazado por un aparatito con batería, tiene un problema, ¡y no es el aparatito!

¿Tú ya has probado el Satisfyer? ¿Te gustó? ¿Algo que deban saber otrxs usuarixs? 

Que tengáis un bonito y placentero miércoles. 


Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.